A 29 años del asesinato de Chagui- 2005

21 de amrzo de 2005- Este próximo miércoles 23 de marzo de 2005, a las 11:00 am en el Cementerio del Viejo San Juan volverán a reunirse familiares y amigos de Santiago Mari Pesquera para exigir de las autoridades judiciales que se esclarezca el asesinato del hijo del luchador independentista Juan Mari Brás y la profesora Paquita Pesquera Cantellops. Este año se cumplen 29 años de este crimen y, a pesar de que se mantiene abierta la investigación, las autoridades no han destinado los recursos necesarios para dar con los culpables.

Chagui, apodo con el que se le conocía a Santiago Mari Pesquera, era un joven que a sus 23 años de edad despuntaba como un gran talento. Se graduó de la escuela secundaria en el año 1970 con muy buenas calificaciones. Estudió en la Universidad de Puerto Rico, de donde se graduó con un grado de bachillerato (B.A.) en Ciencias Sociales. Luego estudió para piloto comercial en Oklahoma. Regresó en enero de 1976 y ya en febrero encontró trabajo. Llevaba varias semanas de piloto en una pequeña línea aérea de carga cuando lo asesinaron.

Al conocerse la muerte de Chagui, la sospecha general fue de que no se trataba de un crimen común sino de un asesinato político.

El país vivía un momento histórico en medio del ambiente de persecución institucional al independentismo; Mari Brás era una figura prominente del movimiento, y él y su familia habían sido objeto de múltiples amenazas y atentados, incluyendo la colocación de artefactos explosivos en sus residencias y automóviles. Esto, unido al hecho de que en la Policía operaba una banda de agentes corruptos y represores controlados por el FBI y que el Departamento de Justicia cometió una serie de irregularidades en la investigación y procesamiento del único sospechoso oficial del crimen, dejaron a la familia y al movimiento independentista insatisfechos con el resultado de la pesquisa y el juicio del cual resultó convicto Henry Walter Coira Story.

En varias ocasiones el Departamento de Justicia ha reabierto el caso. La primera de ellas en 1984, concluyó sin lugar a dudas que Henry Walter Coira Story no actuó solo y otras personas participaron del asesinato. Sin embargo la investigación siempre ha quedado corta y nunca se ha finalizado.
"Todavía estamos a tiempo de esclarecer este asesinato que en derecho y en moral nunca prescriben. Como en el caso de las dictaduras latinoamericanas, el esclarecimiento de los asesinatos políticos debe preceder a la reconciliación nacional. Todavía estamos a tiempo de sanar heridas que mantienen a la sociedad puertorriqueña dividida y estancada", indica el comunicado de prensa enviado a nombre de la familia Mari Pesquera.

Luego del acto en el Cementerio la familia invita a una misa que se llevará a cabo a la 1:00 pm en la Catedral del Viejo San Juan.